Gato Habana | Razasdegato.net
Facebook Twitter Google+ E-Mail

Gato Habana

Introducción a la raza:

El gato Habana es otra de las razas ideales para la vida en departamentos ya que no es tan activa. Se recomienda como primer gato o mascota, así como también para niños y ancianos, debido a que no es agresivo. Es mimoso, juguetón, sociable, afectivo y de voz suave. Al Habana le afecta mucho la soledad, por lo que no es apto para aquellas personas que no están mucho tiempo en el hogar. Con respecto a su salud hay 2 puntos muy interesantes que detallaremos más adelante en el informe.

Información general de la raza:

La raza Habano o Habana se originó en Inglaterra en 1950, cuando criadores de Siameses marrones querían obtener una raza estilizada como el Siamés y totalmente marrón. Esta cruza tuvo éxito, ya que el resultado fue el esperado por los criadores. Recibió el nombre de Habana por su color café habana. Rápidamente en la misma década fu importado a Estados Unidos donde fueron muy bien aceptados, hasta con más éxito que el mismo Siamés. En 1971 la raza Habana fue aceptada oficialmente por la CCA y en 1983 fue incorporado por la TICA.

Características de la raza:

  • Cuerpo: tamaño mediano, alargado, musculoso y delgado.
  • Peso: machos ente 4 y 5 kilos, hembras entre 3 y 4 kilos.
  • Cabeza: tamaño mediano, alargada, levemente redondeada y hocico corto.
  • Ojos: grandes ovalados y de color verde.
  • Orejas: grandes, base ancha, inclinadas hacia delante y terminación redondeada.
  • Nariz: ancha y recta.
  • Cola: mediana, base angosta y terminación en punta.
  • Patas: largas y delgadas.
  • Garras: ovaladas y pequeñas.
  • Pelo: corto, brillante y  sedoso.
  • Colores: marrón, rojo y lila.

Personalidad y comportamiento de la raza:

El Habana es una raza muy afectuosa, sociable, juguetona, poco activa y no presentará ningún problema en convivir con perros, gatos y niños. Su voz es muy dulce y suave, es una raza ideal para la vida en departamentos ya que es muy poco activa. Se recomienda como primer gato o mascota y para compañía de ancianos y niños porque es muy poco agresivo. La raza Habana es muy apegada a su amo, es así que mientras más tiempo pase junto a él, más feliz será. Hay que tener en cuenta que sufre mucho la soledad, por lo que no es apto para aquellas personas que no están mucho tiempo en el hogar.

Cuidados especiales para la raza:

La raza Habana suele ser muy vulnerable a los cambios de clima y a tener resfriados. Algo bueno es que no presenta intolerancia a la lactosa como la mayoría de los gatos, por lo que se le podrá dar leche sin ningún problema. No necesitará más que un cepillado de vez en cuando para mantener su pelaje sano, brillante e impecable.